Plantillas para árbol genealógico familiar

Tal vez, hemos encontrado una antigua fotografía en la que apenas podemos identificar a una abuela, cuando era muy joven. Esta joven versión de nuestra abuela se encuentra rodeada de familiares de los que no sabemos nada, ni siquiera sus nombres, mucho menos sus parentescos. Tampoco tenemos idea, si los otros jóvenes de la fotografía son algunos de nuestros tíos-abuelos o si los niños son nuestros tíos. Definitivamente, debemos preguntarle a la abuela cuándo, dónde y por qué se tomó esa imagen. Quiénes eran esas personas y qué pasó con ellas.

Una de las curiosidades más comunes de los seres humanos se relaciona con el conocimiento de sus orígenes. Todos deseamos saber exactamente quienes fueron nuestros antepasados, sus historias y características. No obstante, mucha veces acceder a esa información requiere de una labor de investigación bastante profunda. Especialmente si no contamos con abuelos o tíos que nos suministren información de los familiares más lejanos o de generaciones más remotas.

Pese a las dificultades que pueda traer consigo la investigación de nuestra historia familiar, sabemos que valdrá la pena averiguar todo sobre nuestras raíces. Y una de las cosas más gratificantes de esa investigación es que podremos plasmarla en un árbol genealógico. Con esta representación, podremos por fin  ubicar a esos familiares desconocidos de la fotografía que conseguimos en ese antiguo álbum.

¿Qué es un árbol genealógico?

En primer lugar, definamos lo que se conoce como árbol genealógico. Un árbol genealógico no es más que una representación gráfica de las relaciones parentales que existen entre los miembros de una familia. Es una forma organizada y sistemática de recopilar los datos familiares.

El árbol genealógico se puede adaptar a la historia familiar de cada persona. Aunque su estructura y composición puede cambiar atendiendo al fin para el cual se elabora. De esta manera, encontramos que un árbol genealógico puede  circunscribirse sólo a la filiación masculina, o a la filiación femenina. También puede ramificarse o circunscribirse a un unos determinados familiares o generaciones.

Una de las finalidades más comunes para el uso del árbol genealógico, es la posible determinación de enfermedades o síndromes. Un árbol genealógico, no sólo nos ofrece información acerca de nuestros antepasados, la investigación que debe desarrollarse nos permite conocer de qué murieron o que enfermedades padecieron. De manera que pueden ser una gran fuente de información para el cuidado de nuestra salud, en cuanto a prevención se refiere.

Debemos tomar en cuenta que al realizar esa investigación familiar descubriremos a personas de las que nunca habíamos tenido una referencia. Podremos llegar a descubrir que nuestra familia encuentra sus inicios en países con los que jamás pensamos estar relacionados. Ésta búsqueda puede dar respuesta a muchas interrogantes o misterios familiares.

Ahora bien, en este punto es muy importante destacar que para realizar un árbol genealógico es preciso realizar una investigación profunda de nuestra familia. En caso contrario no podremos rellenar toda la información de la representación. En este proceso que puede llegar a ser lento, debemos armarnos de paciencia y sobre todo de mucha curiosidad.

Este proceso de investigación puede tomarnos más tiempo cuando no contamos con los protagonistas de primera mano. Con esto nos referimos a que si no tenemos a nuestros padres o abuelos con nosotros, tendremos que ser los detectives en busca de las raíces familiares.

En otras especies

Como dato curioso, encontramos que los árboles genealógicos no son una herramienta de uso exclusivo para los humanos. También pueden usarse para determinar el pedigrí de un animal. Siendo de gran importancia entre los amantes de competiciones donde esta característica es esencial.

¿Por qué elaborar nuestro árbol genealógico familiar?

Para muchos puede ser un pasatiempo, sólo por la curiosidad de identificar y ubicar a nuestros familiares gráficamente. Para otras personas puede ser incluso una profesión, ya que existe quien se dedica a investigar y elaborar árboles genealógicos.

Bien sea porque nos decidamos hacer el nuestro o pidamos a alguien que más que nos ayude a elaborarlo. Estructurar nuestro árbol genealógico nos aporta, sentido de pertenencia. Al tiempo que nos permite aprender de nuestro pasado y a entenderlo, tal vez así logremos entender un par de misterios familiares. Sin lugar a dudas, nos conducirá al camino de la investigación, con lo que aprenderemos unas cuantas técnicas muy útiles en este sentido. Es de recordar que esta es una forma de demostrar cuan orgullosos estamos de nuestra herencia.

Finalmente, una gran utilidad práctica del árbol genealógico viene representada por el aspecto de la salud. Debido al trabajo de investigación inmerso en la elaboración de un árbol genealógico, podremos descubrir qué enfermedades han aquejado a nuestros ancestros. De esta manera, podremos tener una idea general de enfermedades hereditarias y la influencia genética en su desarrollo. Así que si no teníamos ningún interés en particular por esta práctica ahora podríamos interesarnos por nuestra historia genética y sus enfermedades.

¿Por qué el uso de plantillas?

Una vez que contemos con toda la información necesaria para la realización de nuestro árbol genealógico, debemos plantearnos cómo lo estructuraremos. En este punto, podemos vernos un poco atrapados, pues no es sólo tener la información sino saberla representar. Tal vez desconozcamos la forma más evidente de representar un parentesco o no estemos seguros de cómo posicionar a ese primo lejano.

Para solventar todas esas dudas podemos recurrir al uso de plantillas. Con las plantillas para árbol genealógico, podremos estar seguros de la posición de cada miembro de la familia. Además entre la gran variedad de plantillas de árbol genealógico existentes podremos elegir la que mejor se adapte a nuestra historia familiar. Otra gran ventaja es que nos ofrecen diversos diseños, los cuales pueden ser personalizados para hacerlos lo más parecidos a nuestra familia.

Podremos encontrar representaciones muy básicas, destinadas a la realización de deberes escolares. Asimismo, existen modelos o estructuras muy complejas propias de los expertos en genealogía. De manera que, conseguir una plantilla de árbol genealógico para rellenar que cumpla con nuestros requerimientos particulares, no será un problema.

Tipos de árboles de familia

Es evidente que no todas las familias son iguales, por tanto, los árboles genealógicos tampoco lo serán. Pero existe otro aspecto que determina qué tipo de árbol genealógico necesitaremos implementar, y es la finalidad para la cual lo estamos elaborando. En este sentido, existen una gran variedad de plantillas para ayudarnos a desarrollar nuestro árbol genealógico ideal. Pero primero debemos saber qué tipos de árboles genealógicos existen para poder enfocarnos sin perder más tiempo en el nuestro:

Árbol de antepasados directos

Este tipo de árbol genealógico, contiene la representación de las líneas del padre, de la madre, de los cuatro abuelos y de los ocho bisabuelos. No se toman en cuenta a los parientes colaterales, es decir a los hermanos, tíos o tíos-abuelos.

Árbol de antepasados de sangre o linaje

Este tipo de árbol genealógico únicamente desarrolla la línea de los antepasados varones, es decir la línea paterna. Este era el tipo de árboles genealógicos usados por la realeza para determinar quiénes eran los herederos al trono.

De línea cognaticia o materna o de Ombligo

En este tipo sólo se desarrolla la línea de los ascendientes femeninos. Es decir, la línea del lado de la madre.

Mixto o de familia completa

Este modelo representa tanto a los ascendientes como a los descendientes de una persona. Se encuentran incluidos los hijos, nietos, bisnietos e incluso sus cónyuges y sus antepasados, lo que se conocen como parientes colaterales. También se incluye a los familiares más lejanos como los primos, sobrinos y tíos. Se muestran las relaciones consanguíneas como las adoptivas y políticas directas.

Por lo que se puede dilucidar, este tipo de árboles será el más completo y el más deseado de obtener. Lo difícil es conseguir la información de familiares tan lejanos. Así como, tener certeza de los datos que se nos suministren. Para su elaboración se requiere de una investigación aún más exhaustiva, tal ver revisar partidas de nacimiento, registros civiles, etc., cualquier dato oficial que nos proporcione información verificada.

¿Cómo elaborar el nuestro?

En este punto ya conocemos cuales son nuestras posibilidades para desarrollar nuestro árbol. Ello dependiendo como ya se señaló, del fin para el cual lo estemos elaborando. En cuanto a plantillas se refieren, pueden ir desde las más básicas hasta las más creativas y elaboradas.

Por supuesto, en primer lugar encontraremos los árboles genealógicos clásicos. Pero también tendremos un mundo de opciones entre esquemas, diseños circulares o lineales y por supuesto los de diseño infantil, elaborados para los más pequeños de la casa.

Lo mejor de cada una de estas opciones es que nos permitirá adaptarlos a nuestro caso particular. Pudiendo ser muy simple o con muchas ramificaciones. Lo podemos dejar en blanco y negro o llenarlo de colores y diseños según sea nuestro gusto.

Ahora que sabemos que existen muchas plantillas adaptables todas para nuestra historia familiar, podemos iniciar nuestra investigación. De esta manera, tendremos lista toda la información necesaria para realizar nuestro árbol genealógico y tener claras nuestras raíces.

Esto también te puede interesar: